[playlist ids="322099"] Sin explicaciones se encuentra una familia en Bucaramanga, luego de que en una clínica de la ciudad y según el padre del menor le entregaran decapitado el cuerpo de su bebé. Guillermo Gil esposo de la mujer que estaba esperando los gemelos indicó que uno de ellos había fallecido el 8 de febrero y que el segundo no sobrevivió, producto de un aborto involuntario. "Es muy doloroso porque mi esposa tiene un embarazo múltiple y lo pierde a las 8 semanas y el otro continúa hasta las 13 semanas. En ambos casos fue un aborto involutario. El bebé nace muerto, el 13 de febrero pasado, a mi esposa se lo muestran, lo envasan en un frasco con formol. Hasta ahí todo bien. "Sin embargo, al ver los resultados de patología, vemos unas irregularidades como por ejemplo no enviaron historia clínica y no había disco fetal y lo peor de todo era que el bebé que habían enviado estaba sin cabeza", puntualizó.

El atribulado padre señaló que por esta razón ya se interpuso una acción de tutela y en conocimiento de la Fiscalía
La Clínica Chicamocha, en cabeza del director médico, Franciso Silva, aseguró que ya se adelantan procesos jurídicos ante el caso, pues científicamente la explicación que da la pareja afectada no es válida y es incierta, declaraciones que la entidad médica ampliará oficialmente ante los medios de comunicación.
El médico sostuvo que ya se respondieron requerimientos ante un juzgado y la Fiscalía que también adelanta la investigación sobre este hecho.