Familiares de un menor de nacionalidad colombiana, arrollado por un vehículo militar en el municipio fronterizo de Pedro María Ureña Ureña, en el Estado Táchira, culpan a las fuerzas militares Bolivarianas de la muerte del pequeño, el pasado jueves 21 de diciembre.

María Yanet Quintero, madre del pequeño Ángel Sebastián Quintero de 8 años de edad, le contó a RCN Radio los trágicos momentos que vivió en el sector conocido como La Mulata, donde un convoy del ejército venezolano, arrolló al menor el pasado jueves cerca de las ocho de la noche.

[imagewp:436367] Foto RCN Radio Cúcuta

"Nosotros íbamos en una motocicleta con mi hijo llegando a un retén militar, cuando de un momento a otro apareció un carro del Ejército y nos atropelló; a mí me botó a un lado, pero a mi hijo le pasó por encima con las dos llantas, ese carro iba como sin frenos y lo peor es que no nos quisieron ayudar" expresó la señora Quintero a RCN Radio.

Además dijo "Tomé a mi hijo en los brazos y lo llevé hasta el retén militar, donde pedí ayuda, me tuvieron dos horas esperando y no me permitieron ir a buscar a mis familiares, yo resulté herida también, pero mi hijo lo perdí por culpa de esos señores"

Además sostuvo que los miembros de las fuerzas militares, negaron lo sucedido cuando el alcalde municipal llegó al lugar de los hechos, acompañado de los familiares del niño.

"A mis hermanos no los dejaban tomar fotos, negaban todo y cuando el señor alcalde llegó, empezaron a decir que el responsable iba a pagar, pero nunca lo mostraron"

Asimismo, afirmó que se presume que el oficial del ejército venezolano que conducía el vehículo, estaría bajo los efectos del alcohol, al momento del accidente.

"Me dijeron que lo tenían detenido en Rubio luego del accidente, y que dio positivo en una prueba que le practicaron, es una irresponsabilidad y por eso le quitaron la vida a mi hijo; quiero que se haga justicia, para que estas cosas no le vuelvan a pasar a nadie más"

Entre tanto, se espera que la Cancillería y el Gobierno Nacional, envíe una carta de protesta al gobierno venezolano, exigiendo explicaciones y una respuesta ante este nuevo hecho que cobra la vida de un menor de edad