Cargando contenido

Fue atacada una base militar con fusiles y granadas por parte de integrantes del ELN en Hacarí en Norte de Santander.

Bandera del Eln en el Catatumbo
Foto de Archivo

Con fusiles y granadas fue atacada la base militar del corregimiento de Mesitas,  en zona rural del municipio de Hacarí, en donde posteriormente se registraron fuertes enfrentamientos. 

Según el comandante de la Fuerza de Despliegue Rápido Número 3, los uniformados se encontraban acantonados en la base militar, cuando fueron atacados por varios hombres, "en la reacción hubo combates por varios minutos, afortunadamente no hubo muertos, ni heridos, ni en las filas del Ejército, ni en el grupo de los bandidos".

Le Puede Interesar: Iglesia Católica está lista para apertura de templos en Norte de Santander

Así mismo, se conoció que en otros municipios de la zona del Catatumbo aparecieron banderas y pancartas alusivas al ELN, acción que origina temor en la población de San Calixto, Hacarí, Teorama, La Playa y Convención, quienes temen salir de sus casas en medio de la pandemia y convertirse en objetivo de militar de estos grupos armados.

Carlos Ramírez, habitante de Hacarí, dijo a RCN Radio: "nos preocupa que se registren enfrentamientos del ELN sea con el Ejército o con otros grupos armados, porque tenemos niños, mujeres embarazadas y ellos podrían quedar en medio del fuego cruzado".

Le Puede Interesar: Lebrija – Cúcuta sería la ruta del primer piloto para reactivar vuelos en Colombia

Según el señor Ramírez la instalación de las banderas es para marcar el territorio, obligando a la población a guardarse en sus propias viviendas, al cumplirse un año más de la creación del ELN. 

El Ejército, dijo que fortalecen las operaciones militares en varios municipios del Catatumbo, para evitar acciones terroristas contra la infraestructura vial, energética y contra la misma población civil por parte del ELN con el objetivo de llamar la atención al cumplirse un año más de su creación.

Mientras tanto hay preocupación por parte de  las madres de familias, de un posible reclutamiento de sus hijos, se ha denunciado que en medio de la pandemia,  en la zona del Catatumbo ha tomado fuerza este delito, ante la ausencia de clases presenciales  y virtuales en varias corregimientos, los grupos armados obligan a las familias a entregar a sus niños y adolescentes.

 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido