Se trata de los elementos conocidos como Piezómetros, los cuales se instalarían a una profundidad de 40 metros y podrán alertar a través de un sistema cuando exista la posibilidad de presentarse sismos, avalanchas, deslizamientos de tierra y desbordamientos de ríos en Bucaramanga.

Luis Ernesto Ortega, coordinador de la Oficina de Gestión del Riesgo del municipio, aseguró que se está realizando la gestión con el Área Metropolitana de Bucaramanga para adquirir 8 elementos que monitorearán 115 sectores de la ciudad y que permitirán a los organismos de socorro intervenir a una comunidad antes de que se presente una emergencia.

“Se está implementando un sistema de alertas tempranas, ya teniendo claro y analizada la problemática de deslizamientos, inundaciones, fenómenos de remoción en masa y la misma línea de erosión. Son cuatro puntos importantes donde se han identificado más de 110 barrios que pueden llegar a afectarse por cualquiera de estos fenómenos. Esto nos ha permitido con un grupo de profesionales poder identificar unos puntos específicos donde se puede instalar este sistema”.

Aseguró que estos Piezómetros que serían traídos desde Alemania, emiten una alarma que le indicará al profesional de monitoreo cuando por cuestiones de lluvia o sismos se pueda presentar una emergencia.

Los ocho elementos se instalarían en los sectores que mayor riesgo representan en Bucaramanga, por lo que se estima estarían ubicados en el norte de Bucaramanga, comunas 2 y 3 y el costado occidental.