Cargando contenido

Foto: Suministrada a RCN Radio.



Las emblemáticas esculturas que reposan sobre la plaza cívica Luis Carlos Galán Sarmiento en Bucaramanga, se convirtieron en un patio de ropas para los ciudadanos venezolanos que han llegado a refugiarse en la ciudad bonita.

Pantalones, camisetas, blusas y toallas se cuelgan en el lugar para secarlas una vez son lavadas en el parque García Rovira de la capital santandereana.

Algunos bumangueses han rechazado la conducta de los venezolanos de colgar sus prendas en las esculturas de la plaza cívica pues aseguran que es un irrespeto al emblemático lugar de la ciudad bonita.

Según Jorge Figueroa, secretario de Desarrollo del municipio, en el territorio santandereano hay 3.500 ciudadanos del vecino país a quienes se les pretende ofrecer un albergue transitorio que contaría con alimentación, hospedaje y atención médica.

"La idea es contar con un refugio como el que hay en Cúcuta para aquellas personas que llegan de Venezuela, sería algo momentáneo mientras ellos reubican a sus familiares o solucionan la situación de estadía", agregó el funcionario municipal.

El parque García Rovira, parque de los niños, y la plaza cívica Luis Carlos Galán en el centro de Bucaramanga, se convirtieron en centros de refugio para los venezolanos que continúan llegando a la capital santandereana con el propósito de que el alcalde Rodolfo Hernández, y el Gobernador de Santander les ofrezcan ayuda humanitaria para poder radicarse en la ciudad.

Eduardo Torrealba proveniente del estado Trujillo de Venezuela indicó que ellos llegaron a Bucaramanga porque sabían que sus hermanos habían conseguido comida y vestuario y por eso decidieron viajar junto a su pareja e hijo para conseguir ayuda.

“Nosotros le pedimos al alcalde que se compadezca, no le estamos exigiendo que nos de dinero, sino un trabajo, una oportunidad para vivir, queremos aportarle al país en algo, porque nos toco salir corriendo de nuestro país de Venezuela por la difícil situación que afrontamos”, agregó Eduardo.

Los ciudadanos venezolanos han optado por usar los parques y la plaza cívica Luis Carlos Sarmiento para la ciudad para tender sábanas y algunas prendas.