Foto RCN Radio Cúcuta



Ante el alto riesgo que enfrenta la población indígena Yukpa de Venezuela en las calles de Cúcuta, el Gobierno colombiano busca estrategias aplicar que permita mejorar su calidad de vida.

De 100 indígenas venezolanos que ingresaron en las últimas semanas a Cúcuta, la gran mayoría son menores de edad que se ubican en el sector del Escobal cerca al puente Francisco de Paula Santander.

Luis Fernando Giraldo del Ministerio del Interior dijo a RCN Radio “desafortunadamente no existe comprensión  entre ellos mimos, no hay un líder en la comunidad, que nos permita entablar un diálogo y evitar que expongan a los niños a diversos problemas en las calles de la ciudad”.

Agregó el funcionario que es una comunidad transitoria, viene a Cúcuta vende algunos productos y regresan a su país, ante las ayudas que han recibido,  aumenta el número de indígenas que buscan alimentos y medicinas en Colombia.

Hasta la presente, 300 indígenas han recibido atención médica en los últimos meses en la ciudad, pero no se ha podido continuar con programas de nutrición y vacunación porque salen y posteriormente regresan a su país.

El tema más preocupante, tiene relación con menores que son expuestos a diversos problemas en las calles, como abuso sexual, explotación laboral y drogadicción, en donde los adultos indígenas parecieran desconocer la realidad de la ciudad, en materia de seguridad.