Cargando contenido

Los vendedores informales tampoco se escapan del delito de la extorsión.

Gremios Económicos de Cúcuta con la Policía Metropolitana
Foto de Cortesía

Representantes de la Andi, la Cámara de Comercio y Fenalco se reunieron este jueves con el comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, el coronel José Luis Palomino, para analizar estrategias que le hagan frente al incremento de las extorsiones en la zona de frontera con Venezuela, en Norte de Santander.

Los empresarios y comerciantes elevaron sus quejas e inquietudes ante las constantes denuncias de los propietarios de locales comerciales de Cúcuta, Villa del Rosario y Puerto Santander, en este departamento fronterizo.

Gladys Navarro, directora ejecutiva de Fenalco (Norte de Santander) dijo a RCN Radio/ La FM que “es importante que los comerciantes realicen la denuncia pertinente ante las autoridades para evitar el fortalecimiento de estas bandas delincuenciales que vienen azotando a empresarios de la región”.

Le puede interesar: Desaparece Milton García, docente universitario de Cúcuta

Los propietarios de supermercados, almacenes de calzado, ropa, restaurantes, estaciones de servicio, salones de belleza y gimnasios se han convertido en las víctimas de los delincuentes, que los obligan a realizar el pago de cuantiosas sumas de dinero. La cantidad depende de la ganancia que deja el negocio.

Carlos González, propietario de un supermercado ubicado en Villa del Rosario, dijo que “semanalmente llegan dos hombres en moto a quienes les debo pagar entre 300 y 350 mil pesos. Si no lo hago, me amenazan con atentar con granadas mi negocio y de acabar con mi vida o con algún integrante de mi familia”.

De las extorsiones tampoco se escapan los vendedores informales, quienes venden en las calles avena, jugos, agua, tinto y pasteles. Ellos deben cumplir con el pago entre 10 mil o 15 mil pesos diariamente a las bandas delincuenciales.

Más en:  Ayudas Humanitarias represadas en Cúcuta serán repartidas en Colombia

Ludy Carvajal, vendedora de pasteles y avena en pleno centro de Cúcuta, dijo que “nosotros todos los días salimos a trabajar a las 4 a.m. y duele mucho que, al finalizar el día, somos obligados a pagar 12 mil pesos. Si no lo hacemos nos amenazan con quitarnos nuestros implementos o de asesinar a algún familiar”.

El coronel José Luis Palomino dijo que se vienen aplicando nuevas estrategias en materia de seguridad. Una de ellas consiste en fortalecer todas las esquinas del centro que están conectadas en un sistema inteligente de comunicación por celular en tiempo real, lo que permitirá dar una respuesta rápida a los llamados que se reciban de los comerciantes.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido