Luego de permanecer cerrada por más de 12  horas la vía Bucaramanga – Cúcuta desde el kilómetro 32, sector conocido como la nevera hasta el PR 35 + 600, la Concesión Autovía Bucaramanga – Pamplona indicó que se habilitó un paso a un carril pero se mantendrán las restricciones y controles para que los vehículos se movilicen con precaución. Jimmy Rosas representante de la concesión vial señaló que "desde el momento en que se presentó el cierre en los sectores que registraron deslizamientos se evacuaron a las personas que se encontraban entre los deslizamientos múltiples, y material de arrastre dentro de los 4 kilómetros y medio, sobre todo en el PR 35 + 600 donde se registró el percance más complicado". “Hemos estado trabajando durante todo el día para habilitar el paso a un carril, las tareas siguen avanzando en los lugares donde se presentaron los deslizamientos y en la noche seguimos trabajando solo si el clima se presta para adelantar el despeje de la vía” indicó el representante de la Concesión. “Sin embargo se recomienda a los conductores que transitan por este corredor vial, que es necesario que transiten con precaución, acaten la señalización y los controles que hay sobre la vía para evitar accidentes o situaciones que lamentar”, agregó Jimmy Rojas. En consecuencia se está dando paso a un carril para los vehículos que se encontraban represados sobre la vía y en los lugares de acceso al corredor nacional.