Cargando contenido

Foto RCN Radio Cúcuta



Juan Pedro Lares, hijo del ex-alcalde del municipio de Campo Elías en Venezuela, Omar Lares (Refugiado en Cúcuta), cumple 180 días privado de su libertad, luego que fuera capturado por miembros del Sebin y trasladado a una cárcel en Caracas, por orden de Nicolás Maduro.

"Mi hijo permanece detenido sin ninguna justificación, ya que se trata de una retención ilegal, se solicitaron dos Habeas Corpus, de los cuales ninguno ha sido contestado; en Colombia se han instalado seis derechos de petición y se instaló una tutela, en vista que no está preso por un delito común, sino que es una detención ilegitima de un ciudadano colombiano" expresó Lares.

El ex-mandatario venezolano, afirmó que el estado colombiano, no quiere injerir en este tipo de situaciones con el vecino país, debido a las consecuencias binacionales que acarrearía.

Además dijo "Cancillería de Colombia, a través de su consulado,  ha hecho tres visitas a Caracas, para constatar el estado de salud de mi hijo; sin embargo, es poco en lo que en materia jurídica hemos avanzado, a pesar del apoyo del gobierno colombiano, ya que mi hijo cuenta con esta nacionalidad y se busca su liberación"

El mandatario señaló, que continúa dispuesto a realizar un intercambio con su hijo a cambio que lo entreguen sano y salvo a sus familiares.

“Siempre hemos estado claros en esa situación, de llegar a plantearse inmediatamente lo haríamos, siempre y cuando se nos garantice que él estaría en un estado neutral que lo pueda recibir inmediatamente y no seamos víctimas de una situación que ni él ni yo, quedemos en libertad”  

Además agregó “Estábamos esperando la libertad de varios presos, se dieron unas primeras liberación los primeros días de diciembre, luego anunciaron que para el pasado 30 se daban otras, no se dieron, y estamos esperando que supuestamente el día 5 de enero se den y que esté mi hijo en ellas, aunque sabemos que el Gobierno cada vez que quiere incumple”  

Finalmente el ex-alcalde del municipio de Campo Elías, afirma que su familia continúa recibiendo amenazas por parte del gobierno venezolano, lo cual lo ha obligado a permanecer en Cúcuta, a la espera que el gobierno colombiano le brinde el respaldo pertinente, pues su esposa y su hijo, tienen la nacionalidad colombiana.