La vendedora informal de tintos acostumbraba a ubicar su 'negocio' en la entrada de una EPS del municipio de Girón, Santander, razón por la que según las autoridades estaba obstruyendo el paso de los ciudadanos e invadía el espacio público del sector. Por tal razón, uniformados de la Policía Metropolitana de Bucaramanga amonestaron a Sonia Olivar, quien no habría acatado los llamados de atención para que desalojara la entrada del establecimiento público. El mayor Dave Figueroa, jefe de la implementación del Código Nacional de Policía en Bucaramanga y su Área Metropolitana, aseguró que la mujer deberá pagar $100 mil por invadir el espacio público pero que podrá desistir de cancelar el dinero y someterse a una jornada educativa y social para saldar el comparendo. "No es cierto que se haya multado por un millón de pesos, es más o menos por $100 mil. No es la primera persona ni vendedora a la que se le haya puesto un comparendo, sucede que en varias oportunidades se le pidió que no invadiera el espacio público en el lugar y por eso se realiza el proceso".  Sonia Olivar, la vendedora afectada indicó que “a mí me habían comentado que me corriera, pero lamentablemente ese es mi sitio de trabajo, además no creo que este quitando espacio público porque lo que ocupo prácticamente es menos de un metro, es decir un poco del andén, siempre me llaman la atención es a mí, más no a los vendedores de los grandes puestos”. María del Pilar Flórez, secretaria de Seguridad de Girón, indicó que a la mujer se le habían realizado días anteriores amonestaciones verbales de que no podía vender en este lugar porque se está generando perturbación a los usuarios que acuden a la EPS que está ubicado en este sector. Según las autoridades esta infracción está contemplada en el nuevo código de policía pero puede ser condonada con jornadas pedagógicas y la suma asciende a cuatro salarios mínimos diarios vigentes la cual no supera a los cien mil pesos.