Un Fiscal de la Dirección Especializada contra la Corrupción imputó cargos al exgerente del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, Ludwing Stunkel García y a la representante legal del Consorcio Suratá, Liliana Bohórquez, por presuntas irregularidades en la contratación y la construcción de algunas plantas de tratamiento de agua en Bucaramanga. 

La investigación permitió que a los dos señalados se les imputara cargos por los delitos de peculado por apropiación, falsedad en documento e interés indebido en la celebración de contratos.

El contrato investigado ascendió a $41 mil millones de pesos y tenía como objetivo construir las plantas de tratamiento de agua potable Los Angelinos y Lodos - Bosconia y poner en funcionamiento el sistema de regulación del río Tona - Embalse de Bucaramanga, obras que según la Fiscalía presentaron un peculado de $1.600 millones de pesos.

"Adicionalmente, fueron detectadas varias inconsistencias en la etapa precontractual que buscaban beneficiar al Consorcio Suratá, que finalmente se quedó con las obras. En las fases posteriores, quedaron en evidencias presuntas irregularidades como entrega de dineros públicos al contratista sin que cumpliera con las obligaciones de ejecución", detalló la Fiscalía.

La Fiscalía General de la Nación le solicitó a juez de control de garantías imponer la medida de aseguramiento en cárcel contra los dos imputados:  el exgerente del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, Ludwing Stunkel García y a la representante legal del Consorcio Suratá, Liliana Bohórquez.