Cargando contenido

En el proceso también está vinculado el ex gerente de la Empresa de Acueducto del municipio.

Semanalmente, la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría informarán al país sobre observaciones, resultados y hallazgos del programa
Semanalmente, la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría informarán al país sobre observaciones, resultados y hallazgos del programa
Archivo

La Fiscalía General de la Nación formuló imputación de cargos contra el exalcalde de San Gil (Santander), Ariel Fernando Rojas Rodríguez, por su presunta responsabilidad en los delitos de daños a los recursos naturales y contaminación ambiental.

Por estos hechos también les fueron imputados cargos al exgerente de la Empresa de Acueducto, Alcantarillado y Aseo de San Gil (Acuasan), Héctor Alberto Ardila Sandoval.

Le puede interesar: Trece localidades de Bogotá ya están en cuarentena: estas son las restricciones

Cabe mencionar que los cargos fueron sustentados por un fiscal adscrito a la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos ante un juez con función de control de garantías. 

De igual forma y previa solicitud de la Fiscalía General, el juzgado a cargo del proceso dictó una medida de protección para la comunidad de San Gil y ordenó a la Alcaldía y a la empresa de Acueducto y Alcantarillado, realizar las acciones necesarias para corregir, mitigar y cesar los vertimientos directos en el sector denominado Los Aljibes.

La grave situación que se presenta, se originó el 26 de julio de 2018 una avalancha en el sitio el Paseo del Mango, que dejó decenas de heridos y pérdidas económicas para los habitantes”, indicó la Fiscalía General.

De acuerdo con los peritos de la Fiscalía, la Empresa de Acueducto de San Gil vierte lodos y aguas contaminadas en dicha zona, a donde llegan también las aguas negras del barrio La Quinta, que no tiene alcantarillado. 

Lea también: No se tomará segunda prueba de coronavirus a quienes superen los síntomas: Minsalud

Según los investigadores de Policía Judicial, esa circunstancia ocasionó un humedal saturado que sería la causa del desastre ambiental.

“Los elementos de prueba evidencian que las autoridades de San Gil no han actuado para mitigar la situación, lo que hace que la comunidad continúe en peligro inminente y se prolongue el daño ambiental”, agregó el fiscal especializado a cargo de este caso.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido