Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

El alcaloide lo llevaba en las partes íntimas y fue detectado por caninos de la guardia.
Foto archivo

Un insólito hecho se registró en Santander con un comerciante de Rionegro que fue condenado a cuatro años de prisión por una deuda que tiene pendiente con la Dian, por una irrisoria suma de $312.000, la cual no pudo cancelar a tiempo debido a que quedó en quiebra y tuvo que cerrar su fábrica de calzado.

Hamilton Hernández, el hombre implicado en este caso, señaló que lleva 22 meses privado de su libertad y que no cuenta con la asesoría para resolver el caso, que se dio entre 2009 y 2010.

Lea también: Policía tiene retratos hablados de los presuntos responsables del atentado en Cúcuta

“El problema se dio a causa de una mala asesoría de un contador. Yo debo aclarar que se obró conforme a la ley, pero no se midieron las proporciones de lo que se hizo. Entonces resulta que por error del contador, quedó un saldo de $286.000 en esa época sin pagar. Yo no conocía del tema hasta 2016 que me notifican el hecho de que hay una deuda con la Dian, en la que se le sumaban los intereses”, relató el empresario.

Si bien la deuda no era de gran cuantía, esto llevó a que las autoridades expidieran una orden de captura en su contra, y finalmente fuese detenido cuando, en medio de un retén en Rionegro, donde luego de presentar su identificación, fue notificado de que era buscado por la justicia.

“Obviamente, luego de haber perdido mi negocio por culpa de una quiebra, yo estaba pasando por una situación económica bastante precaria y le manifesté al abogado que me llamó, que yo no tenía cómo cancelar en ese momento. Hablamos varias veces, yo le manifesté todas las veces que hablamos que era imposible para mí porque yo había quedado totalmente en la calle después de haber perdido el negocio”, agregó Hernández.

Sorprendido por lo sucedido, pues nunca imaginó que además de la difícil situación económica que atravesaba, tuviese que enfrentar problemas judiciales, buscó a su antiguo contador para aclarar el tema.

“Yo busqué un poco preocupado al contador que trabajaba para mí en esa época y le hice la consulta sobre el tema. El contador lo único que optó por decirme fue que no me preocupara porque la cantidad de dinero era demasiado pequeña como para que la Dian se pusiera a recuperarla y que normalmente esas cantidades terminaban borrándolas con el tiempo. Entonces yo, de manera equivocada, confiando en la experiencia del contador, le tomé la palabra y dejé las cosas así”, contó el comerciante.

Le puede interesar: Policías que murieron en atentado de Cúcuta habían sido homenajeados por desactivar un carro-bomba

Debido a que el proceso ya había avanzado, Hamilton Hernández recibió una condena de cuatro años de prisión, de los cuales ha cumplido 22 meses.

“Llevo 22 meses encerrado buscando la manera de solucionarlo y salir de esa situación, haciéndome preguntas de por qué la justicia arma todo un procesos con ocho o diez audiencias con una cantidad de gastos que salen obviamente del Estado para terminar castigando a una personas por $312.000”, concretó el hoy detenido.

El comerciante agregó que luego de la quiebra tuvo que vender sus pocas pertenencias y tanto él como su esposa y dos hijos están pasando por una difícil situación económica.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.