Con quemaduras de tercer grado en cuello, cara y brazos, terminó un menor de dos años de edad cuando por causas que son materia de investigación por parte de las autoridades se generó las lesiones con gasolina. Según las autoridades, el pequeño fue llevado al hospital del municipio de Pamplona al parecer, luego de que por un descuido de sus padres quienes disfrutaran de una reunión social, el menor de edad resultara con quemaduras en su cuerpo. Gonzalo Cruz, médico del centro médico que inicialmente atendió la emergencia, aseguró que "el  niño ingresa aquí con quemaduras de segundo y tercer grado que comprometen labios, encías, cara, cuello y brazo derecho. Fue valorado por un cirujano plástico pues deberán someterlo a varios procesos".  La víctima de dos años de edad fue trasladado al Hospital Erasmo Meoz de Cúcuta donde será sometido a cirugías plásticas para la recuperación de sus lesiones. Las autoridades investigarán las causas del incidente que ocasionó quemaduras de tercer grado al pequeño en medio de una reunión social en la que estaba en compañía de sus padres.