Bajo investigación se mantiene la posible intoxicación masiva de la que fueron víctimas al menos 42 niños de un colegio en Bucaramanga. La situación se presentó cuando varios menores de edad no asistieron a clase porque amanecieron con síntomas asociados a la intoxicación y otros tuvieron que ser atendidos en la enfermería de la institución, situación que preocupó a las madres de familia. Andrea Barrera, progenitora de uno de los menores afectados aseguró a RCN Radio que "el niño empezó a presentarme vómito y mucha dolencia en su estómago, estamos esperando que el colegio se pronuncie y se identifique si fue el agua que ellos beben en el colegio la que presentó alguna anomalía o fue directamente el alimento que consumieron".  Según el secretario de salud del municipio, Raúl Salazar, se hará la toma de muestras de los alimentos que horas antes los estudiantes comieron para determinar si estos estaban o no en las condiciones para ser ingeridos. "Estamos tratando de verificar cuántos niños resultaron afectados, inicialmente confirmamos que son 32 de bachillerato y 10 de preescolar. Estamos en el lugar para determinar qué sucedió y cuántos están con esta conducta. Tomaremos muestra de la alimentación para saber si estaba en condiciones para ser consumida".  Hasta la institución educativa llegó la Secretaría de Salud de Bucaramanga para analizar la situación.