Con quemaduras de segundo grado en su pecho, cuello y parte del rostro resultó una mujer, quien según los primeros indicios intentaba consumir una sustancia alucinógena conocida como popper. El hecho se registró en la denominada zona de las discotecas de Bucaramanga en la celebración de las velitas en Bucaramanga, sostuvo el general Juan Libreros, comandante de la Policía Metropolitana. El oficial explicó que este es un fármaco en desuso que algunos jóvenes utilizan como droga estimulante, al inhalar sus vapores. "La joven al parecer estaba en ese procedimiento y alguien habría encedido un fósforo y habría generado una pequeña explosión que le afectó el cuerpo y el rostro", afirmó. La mujer se encuentra en recuperación en estos momentos en un centro asistencial de la capital santandereano.