Ante los anuncios del presidente de Venezuela Nicolás Maduro de realizar fuertes controles con la moneda venezolana, de sacar los billetes de cien bolívares, las casas de cambio en Cúcuta, San Antonio y Ureña decidieron cerrar sus puertas. Alejandro Trillos Santaella propietario de una casa de cambio en Cúcuta dijo a RCN “no solamente se van ver afectadas las casas de cambio, en general pierde es el pueblo  venezolano cuando viene a Cúcuta en compra de alimentos y medicamentos, porque aquí nadie le va a recibir esos billetes”. Así mismo dijo a RCN el señor Trillos es inaudito hoy hay cierre bancario, es festivo en Venezuela, solamente van a recibir 200 mil bolívares por persona y con vigilancia de las autoridades, es decir este dinero va a quedar en manos de la misma ciudadanía. “Es decir el gobierno busca  recoger el dinero que está en la calle porque  no tiene efectivo para pagar a sus empleados y su funcionamiento como Estado sus respectivos gastos” dijo Trillos a RCN. “En Bogotá y Caracas no conocen el movimiento de la moneda venezolana en la frontera, aunque se manejan otras políticas  aquí no devaluamos la moneda como lo dicen, sí el dólar de Venezuela estuviera a  1,200 bolívares y lo soltara al pueblo para su respectivos compromisos, por supuesto el dólar negro estaría por debajo del oficial, pero como el gobierno no lo tiene, entonces la población acude al mercado  callejero negro, y por la urgencia sube el valor ”dijo el propietario de una casa de cambio el señor Trillos. Este tipo de mercados es el que opera en la frontera y se produce el fenómeno de oferta y demanda, si hay demasiada oferta el bolívar baja de precio y si existe gran demanda  el valor sube Es decir por ejemplo hoy  existe incertidumbre frente a la cotización de la moneda  venezolana que puede subir, siendo esta una de las estrategias del gobierno del vecino país.