Cargando contenido

Líderes de Norte de Santander piden que se respete a la población civil.

Grafitis del ELN
RCN Radio

Grupos sociales del municipio de Teorama, Norte de Santander, y la región del Catatumbo solicitaron a las guerrillas del ELN y EPL que cesen los enfrentamientos armados entre estos grupos que se presentan desde hace varios días en zona rural del departamento.

Por medio de una carta dirigida a los comandantes de los dos grupos insurgentes, un grupo social llamado Asamblea General de Juntas Comunales solicitó que se detengan las hostilidades y que se respete a la población civil.

"Estamos en la obligación de exigirles que declaren un inmediato cese el fuego y hostilidades, como paso necesario para evitar mayor pérdida de vidas, violaciones a los Derechos Humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario", señala la comunicación.

De la misma forma añaden que la única solución posible a esta situación es el diálogo “por lo cual les pedimos respetuosamente que escuchen el clamor de las Juntas de Acción comunal, asociaciones comunales, movimientos sociales, Asociaciones de Mujeres, organizaciones de víctimas, representantes de los diferentes credos religiosos y comunidades en general, para que resuelvan sus diferencias mediante el uso de la palabra y no con el ruido de las armas".

Según denuncian las organizaciones sociales, los enfrentamientos entre ambos grupos insurgentes se presentan desde hace varios días. 

Esta carta se da en momentos en que la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) en Colombia advirtiera este sábado que más de 17.000 personas se han visto afectadas en el noreste del país en los últimos días por los enfrentamientos entre grupos armados.

"Desde el 14 de marzo se han registrado enfrentamientos entre los grupos armados no estatales Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el Ejército Popular de Liberación (EPL) con consecuencias humanitarias en más de 17.000 personas", indicó el organismo internacional en un comunicado.

Los pobladores, explicó la OCHA, residen en los municipios de San Calixto, El Tarra, Teorama, Convención, Hacarí, El Carmen y Tibú, del departamento de Norte de Santander, y que hacen parte de la región del Catatumbo.

Entre las consecuencias que han generado los enfrentamientos se destacan las restricciones al acceso y el riesgo de desplazamiento.

Según la OCHA, la confrontación entre el ELN y el EPL continúa en algunos municipios, "por lo que existe un riesgo de protección en la población civil y se prevé el registro de emergencias humanitarias".

Para la ONU, es preocupante que en medio de estas acciones armadas se haya presentado retención temporal de civiles, incluyendo personal de la misión médica, el desplazamientos de varias familias, civiles heridos, cierre del comercio y restricciones de acceso a la educación de al menos 11.836 estudiantes y 553 docentes.

Temas

Encuentre más contenidos

Fin del contenido