Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

San Calixto en Norte de Santander
San Calixto, en Norte de Santander.
San Calixto en Norte de Santander

La Defensoría del Pueblo emitió una alerta temprana sobre el inminente riesgo en el que se encuentran los más de 12.000 habitantes de los municipios de San Calixto y El Tarra de Norte de Santander, por la presencia armada de las disidencias de las Farc y las guerrilla del ELN y el EPL.  

Lea además: La demanda de pérdida de investidura que tiene pendiente el congresista Anatolio Hernández Lozano

Esa entidad indicó que en las veredas del corregimiento de Filo Gringo en El Tarra al igual que en la zona norte de San Calixto, se han sembrado minas antipersonal además de municiones sin explotar, lo que deja en riesgo no solo a los habitantes que se movilizan por la zona, sino también a la fuerza pública.  

De acuerdo con el defensor del Pueblo, Carlos Camargo Assis, es urgente que las autoridades refuercen las medidas de seguridad en esos dos municipios de Norte de Santander.  

“Enfrentamientos armados entre las Farc y el ELN, así como del ELN contra el EPL, están poniendo en riesgo a por lo menos 8.500 personas de El Tarra y a otras 3.500 de San Calixto, en Norte de Santander. Por esta razón, la Defensoría del Pueblo emitió la alerta temprana 025 de 2021, para que las autoridades refuercen las acciones de protección para los habitantes de estos municipios, afectados por las acciones de los actores armados ilegales que se disputan el control territorial y las rentas de economías legales e ilegales”, dijo.  

La Defensoría del Pueblo identificó que integrantes de las Juntas de Acción Comunal (JAC) y miembros de la misión médica están en riesgo de resultar afectados en medio de cualquier hecho violento que pudiera registrarse.  

En el documento expedido por esa entidad, se advierte que los centros urbanos de los municipios podrían resultar afectados por la cercanía con las estaciones de Policía y bases militares, teniendo en cuenta que muchos de los ataques están dirigidos contra la fuerza pública.  

“Entre la población más afectada están niños, niñas y adolescentes, mujeres y migrantes, campesinos, personas desvinculadas de los grupos armados al margen de la ley, líderes sociales y comunales, personas defensoras de derechos humanos, miembros de la misión médica, funcionarios y los cerca de 5.900 indígenas Barí de la región”, señaló Camargo Assis.  

Vea también: Este año en Bogotá han sido asesinadas 101 personas en medio de atracos

Cabe mencionar que en esa región del país se encuentran actualmente varias facciones de las disidencias de las Farc, además del frente de guerra nororiental de la guerrilla del ELN y el frente Libardo Mora Toro del EPL.

“La Defensoría advierte que se puede generar una confrontación violenta entre la disidencia del frente 33 de las antiguas FARC-EP y el ELN, debido al fortalecimiento progresivo de las disidencias en los últimos tres años. La rivalidad con el ELN por el control territorial y las tensiones acumuladas entre ambos grupos, ya han generado recientes enfrentamientos armados en otros municipios de la subregión”, indicó.  

El funcionario concluyó que se podrían presentar múltiples casos de "homicidios selectivos, desplazamientos forzados masivos e individuales, confinamientos de población, paros armados, enfrentamientos con interposición de población civil y amenazas y restricciones a la movilidad", por lo que pidió una intervención urgente del Estado.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.