Foto: Slendy Blanco / RCN Radio.

Desde la media noche del martes están algunos conductores de buses intermunicipales, tractomulas y viajeros esperando que se habilite el paso en la vía Bucaramanga – Cúcuta para continuar con el trayecto y llegar a su destino. Algunos choferes tuvieron que pasar la noche dentro de los automotores y aseguraron que con el transcurrir de las horas continúan a la espera que ya genera el inconformismo en los usuarios de las empresas transportadoras. Algunas personas no solo han tenido que esperar pacientemente a que se habilite la vía si no que tuvieron que llamar a sus seres queridos y a sus lugares de trabajo para excusarse por no arribar puntualmente. Más de 200 vehículos, entre particulares, tractomulas, camiones y buses intermunicipales continúan estacionados a la espera de que la vía Bucaramanga – Cúcuta sea despejada de cinco derrumbes que generaron su afectación.