Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

En medio de tantas dificultades Cúcuta celebra sus 283 años de fundación

El cierre fronterizo, la ausencia del Estado y los efectos de la economía del vecino país, han golpeado fuertemente a la ciudad San José de Cúcuta, que ha sabido esquivar estas dificultades.

Cúcuta con 656.414  habitantes, de clima cálido a pocos kilómetros de Venezuela, lucha cada día  para reponerse de los problemas económicos e inseguridad que la  golpean constantemente.

El problema sensible de la informalidad empresarial, que sumado a la informalidad laboral, representan un campo propicio para desmejorar los niveles de productividad y competitividad de Cúcuta coinciden los representantes de los diversos gremios de la ciudad

El alto nivel de desempleo, por la falta de oportunidad laboral, ante el pequeño número de empresas, ha fortalecido la informalidad, en donde un alto porcentaje de la población  durante varios años ha vivido de la venta de productos de contrabando.

Pese al cierre fronterizo desde hace 10 meses, sigue la línea de desempleo y el incremento de la informalidad, dijo a RCN Gladys Navarro directora ejecutiva de Fenalco en Norte de Santander.

Mientras que Jaime Rodríguez presidente de la comisión regional de competitividad dijo a RCN que ante este panorama económico tan difícil para la población, “ se está trabajando a través de los cluster, que permitan agilizar la producción de la ciudad y se espera la llegada de más inversionistas del interior del país, que apruebe la creación de empresas”

Según Procolombia, además de impulsar a la ciudad como prestadora de servicios de tecnologías de la información y de la comunicación (TIC), se analiza el potencial de la región para ser proveedora de servicios de salud y se revisa su capacidad para atender nichos como oftalmología, cardiología, estética, vías digestivas y fertilización.

Pero mientras se realizan estudios y análisis de diversos gremios y del mismo gobierno nacional, se incrementa la llegada de venezolanos en busca de una mejor calidad de vida en Cúcuta, empeorando el entorno de los cucuteños que esperan una oportunidad laboral desde hace dos años.