Cargando contenido

En Bucaramanga desde hace varios meses el control a los vehículos malparqueados se hace con cepos o inmovilizadores.

La multa por aplicar un cepo cuesta alrededor de $280 mil.
Foto: RCN Radio.

Un conductor en Bucaramanga tratando de eludir el pago de una multa por malparqueo, decidió quitar la llanta de su vehiculo y con ella el cepo o inmovilizador que le había sido impuesto.

El hecho se presentó en la zona occidental en donde está prohibido estacionar, según disposición de la Dirección de Tránsito.

Ahora, según dijo, Ramiro Meléndez, alférez de la Dirección de Tránsito, además de reponer el cepo o inmovilizador, el conductor también está en la obligación de cancelar la multa que se le impuso, pago que asciende a $8 millones de pesos aproximadamente.

En esa zona están localizados almacenes de repuestos automotor, aspecto que genera constante afluencia de vehículos, explicó.

“Además todo el sector está señalizado con el prohibido parquear, porque muy cerca hay una avenida y las calles son estrechas”, explicó.

Hasta ese punto llegó uno de los alféreces quien dio aviso para la imposición del inmovilizador. Sin embargo, cuando los uniformados volvieron al lugar para ubicar al infractor, se encontraron con que el vehículo ya no estaba.

“Al revisar las cámaras nos dimos cuenta que el conductor había retirado la llanta junto con el inmovilizador y posteriormente retiró el automotor”, aseguró.

El funcionario indicó que a esta persona se le interpuso una demanda por hurto de bien público, la cual está radicada en la Fiscalía General de la Nación.

Meléndez afirmó que esta no es la única vez que se presenta este tipo de circunstancia con los cepos, porque hace varias semanas una persona destruyó un inmovilizador.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido