El Gobierno señaló que es necesario evaluar todas las hipótesis del caso y determinar qué falló.

Lisama 158.
Miles de animales murieron tras el derrame de crudo en el poso Lisama 158.
Foto tomada de @ECOPETROL_SA

El ministro de Minas y Energía, Germán Arce, manifestó que el Gobierno no escatimará esfuerzos para establecer responsabilidades por la emergencia ambiental que ocasionó el derrame de crudo en zona rural de Barrancabermeja (Santander).

Arce señaló, durante el debate de control político que adelantó el Congreso a Ecopetrol, que es necesario evaluar cada una de las hipótesis que se han esgrimido en torno de las causas del afloramiento de crudo en el pozo Lisama 158.

"Tenemos que tener claridad sobre qué falló en el proceso, cómo lo vamos a corregir y quiénes son los responsables”, afirmó el funcionario.

Agregó que “no vamos a escatimar esfuerzos en asumir las responsabilidades que cada uno tiene en todas las acciones en este proceso".

Manifestó que la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) junto con la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (Anla) "deben ser capaces de determinar si los informes de fiscalización que hace la Agencia daban cuenta de los riesgos que estaban asociados a un pozo que no estaba abandonado, que estaba inactivo y que entre los meses de noviembre y diciembre tuvo una intervención”.

“Ver qué pasó allí, qué se hizo, qué no se hizo bien, qué errores se pudieron haber cometido", enfatizó Arce.

Indicó al pie que "lo peor que nos puede pasar en esto es, después de una tragedia, no aprender de esa experiencia y no corregir los problemas que podamos tener".

El Ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, señaló por su parte que se presentó una subestimación en la atención a la emergencia.

"Del 12 al 15 de marzo ocurrió el flujo de ese material a los cuerpos hídricos de Lizama y que posteriormente llegó a Caño Muerto. Entonces, interpretando esos hechos, del 12 (día en que se presentó el evento) al 14 (día en que se reportó el mismo) quiere decir que se siguió subestimando el evento", manifestó el Ministro.

Sostuvo que hubo una respuesta tardía a la emergencia, al tiempo que señaló que es necesario establecer el grado de responsabilidad de las partes que tuvieron alguna relación con el evento.

La directora de la Anla, Claudia González, afirmó que existe un informe de sismicidad en la zona de Hidrosogamoso, que se realizó desde los años 90 y que pueden esclarecer la hipótesis sobre una relación de este proyecto con el afloramiento de crudo en Santander.

"Con ello se podría mirar si el llenado que se hizo en el año 2014 y la operación afectaba como tal los acuíferos y se producía sismicidad. Pero lo que se descubrió es que ni los acuíferos ni la sismicidad se afectaron antes, durante y después de que se puso en operación la hidroeléctrica", dijo.

Los ministros recordaron que durante la emergencia se vertieron 550 barriles de crudo a los afluentes de la zona.

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido