Los incesantes aguaceros en la zona, han provocado continuos deslizamientos que preocupan a las autoridades. El alcalde de Toledo Jairo Castellanos, manifestó su preocupación por las constantes lluvias que se siguen presentando en esta zona del país, las cuales continúa afectando la zona rural del municipio, a tal punto que su población teme que suceda una emergencia similar a la acontecida hace 5 años en Gramalote. "Nos preocupa que las dimensiones del deterioro de los terrenos del pueblo es alta, tenemos al rededor de 42 familias afectadas y la cifra viene creciendo, ya que día a día son 3 o 4 familias que se suman" agregó Jairo Castellanos. Los constantes deslizamientos de tierra que se presentan desde hace varios días en la zona, prenden las alarmas ante un eventual represamiento del río Jordán, debido a la gran cantidad de arcilla que avanzas de 20 a 30 metros diarios hacia el afluente. "Estamos esperando que el caudal del río se lleve este terreno, de no ser así se presentaría una emergencia aún más grave que la actual, siendo más afectadas las veredas la Camacha, Jordán y Sabana Larga" puntualizó Jairo Castellano Alcalde de Toledo La administración municipal de Toledo, agradeció las gestiones de Ecopetrol, el ejército, el Gobernador de Norte de Santander William Villamizar Laguado y Anelfi Balaguera, director de la unidad de gestión de riesgo de Norte de Santander, pero se mostró incómodo ante la negativa del gobierno nacional de atender el llamado de emergencia que realizan desde el municipio norte santandereano. "Nuestras palabras no son escuchadas en la mesa nacional de la gestión del riesgo, hemos radicado cuatro informes y no hemos recibido respuesta alguna" concluyó Castellanos. Además recalcó que junto a la comunidad se realizan controles permanentes de los niveles del río Jordán para prevenir inundaciones y que se desarrollan brigadas de emergencias para atender a la población en general.