Cargando contenido

Las comunidades campesinas en Norte de Santander han denunciado constantemente intimidaciones en el Catatumbo.

Varios militares son procesados por la JEP
Imagen de referencia del Ejército.
AFP

Los defensores de Derechos Humanos en Norte de Santander, se refirieron al informe emitido por el diario norteamericano The New York Times, donde se habla de posibles presiones hacia los militares para entregar resultados en operación.   

Le puede interesar: Artículo del NYT está "lleno de inconsistencias", asegura Mindefensa 

Wilfredo Cañizares, director de la Fundación Progresar, señaló a RCN Radio que con esto se estaría corroborando las denuncias emitidas por parte de la comunidad, quiénes han revelado constantes atropellos por parte de las fuerzas militares.  

“El informe de The New York Times nos lleva a confirmar esas preguntas que nos veníamos haciendo, porque vemos una fuerza pública agresiva y mal entonada, que no respeta los derechos de las comunidades campesinas”, expresó el defensor de derechos humanos.

Además lea: Víctimas en Colombia temen por reaparición de casos de 'falsos positivos' 

“Hay una nueva doctrina entre las fuerzas militares, que privilegia los resultados por encima de los derechos de las personas; el Ministro y el Presidente fueron descubiertos, por emitir unas directrices al alto mando militar, donde hay descontento”.     

Incluso afirmó, que el asesinato del ex­guerrillero Dimar Torres, ocurrido en el municipio de Convención, sería una de estas ejecuciones extrajudiciales.

Lea también: Coronel Jorge Armando Pérez será investigado por muerte de Dimar Torres 

“El asesinato de Dimar Torres, no fue un hecho aislado, todos lo que han venido denunciando las comunidades y los defensores de derechos humanos, no son hechos aislado, están ligado a una orientación del alto mando militar, incluso relacionado con la participación de grupos paramilitares, que han tomado aire con este gobierno”, adujo.    

Asimismo, el defensor de derechos humanos, se refirió a las posibles reuniones de altos mandos del Ejército realizadas en la ciudad de Cúcuta que denunció el diario y afirmó; “ese tipo de reuniones lo que nos llevan a pensar es que la ciudad y la zona de frontera, sigue siendo utilizada para todas estas prácticas abiertamente ilegales sin ningún tipo de consideración”.  

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido