Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

UCI
Imagen de uso libre- Pixabay

Debido al alto porcentaje de ocupación en las Unidades de Cuidados Intensivos en Santander, que actualmente se encuentra en un 65%, una profesional de la salud relató un dramático recorrido que debió vivir en busca de la atención para una mujer paciente con COVID-19.

Según Marcela Bermúdez Mantilla, médico del servicio de urgencias de la Clínica Guane, el estado de salud de la paciente se complicó y debió ser remitida a un centro de mayor nivel, momento en que empezó el recorrido dramático.

“La señora ya llevaba tres días en la institución hospitalizada y se habían iniciado trámites de remisión a un nivel de mayor complejidad porque nosotros con primer nivel no contamos con lo que se necesita para ofrecer a este tipo de pacientes. A la paciente se llevó al hospital de Floridablanca, pero la devolvieron porque no había cubículo de Unidad de Cuidado Intensivo disponible”, aseguró la profesional de la salud.

Le puede interesar: Sorprenden a 30 personas en plena fiesta clandestina en Piedecuesta (Santander)

Explicó que desde ese momento en una ambulancia se trasladaron a más de 6 clínicas y no fue recibida por la ocupación del 100% de las unidades.

“La paciente empezó a desaturar y me fui en la ambulancia con ella hasta el Hospital Universitario de Santander, donde me señalan que no tienen dónde ubicarla y no pueden hacer nada. Nos fuimos y empezamos a recorrer varias instituciones de salud en unas por no disponibilidad y en otras por no contar con el convenio con la EPS que la señora tiene”, explicó Bermúdez.

Finalmente, y luego de 40 minutos de espera en el Hospital Internacional de Colombia, logró ser entubada.

“Después de toda esa odisea llegamos al Hospital Internacional de Colombia donde tampoco contaba con una Unidad de Cuidado Intensivo, pero pues en vista de de todo y después de un buen rato me la recibieron” dijo Marcela.

Lea además: Clínica Materno Infantil de Floridablanca atenderá a pacientes Covid-19

Enfatizó que en ningún momento del recorrido la paciente se bajó de la ambulancia y se realizó estricta observación de su salud.

“Sin embargo, yo nunca bajé la paciente de la ambulancia, simplemente llegábamos, preguntábamos, yo le tomaba fotos de los signos vitales en cada momento; el deterioro respiratorio y la saturación iba bajando, y nosotros por ser primer nivel no tenemos la capacidad para ponerme a entubar la paciente y a llevarla con un soporte”, explicó la doctora.

La profesional aseguró que el estado de salud de la paciente es delicado y que el dramático traslado se debió a la ocupación total de las Unidades de Cuidados Intensivos y los convenios que la EPS tenía con las clínicas que no permitían la atención en estos lugares.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.