Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Les suministraban a los niños en colegios públicos
Suministrada a RCN Radio

Un derecho de petición presentado a la Secretaría de Educación de Bucaramanga, en el año 2018, en el que pedía explicaciones sobre la carne dura y con mal olor que les suministraban a los estudiantes, presentó en aquel entonces Sandra Ardila, quien tiene a sus hijos en un colegio ubicado en el norte de Bucaramanga.

Con el paso del tiempo, se han presentando más denuncias sobre el estado de la carne que consumieron los niños de colegios públicos de la ciudad, a raíz del escándalo que ha dejado al descubierto el suministro de carne de burro y de caballos a los niños de instituciones públicas del municipio, tras una investigación realizada por los organismos de control.

Le puede interesar: Niños comieron carne de caballo y burro durante un año en colegios de Santander

Ardila señaló que “con el señor del rector de la época pasamos un derecho de petición comentando sobre el estado de la carne y la porción que les estaban dando a los niños. En ese año, la Administración municipal respondió que iba a cambiar de operador, pero lamentablemente la situación empeoro y continuó”.

Agregó la madre de familia que “algunos niños tomaron fotos del mal estado de la carne para traernos a nosotros como evidencia a los padres de familia. Somos de un estrato que poco tenemos para darle a los niños proteína, arroz papa y huevo, por lo general lo que les daban en el colegio era un complemento pero no pensamos que la carne fuera dura y de sabor y olor raro”.

Lea también: Contraloría investiga cadena de responsables por carne de burro y caballo en el PAE

Luego de salir a la luz pública la noticia del suministro de carne de burro y de caballo a los niños de colegios públicos, Ardila cree que en el colegio la Juventud, ubicado al norte de la ciudad, se registró esta situación y pone en duda la calidad de los alimentos que suministra el Programa de Alimentación Escolar (PAE).

En el relato que entregó Sandra, las manipuladoras que preparaban los alimentos se quejaban sobre la carne que se demoraba en cocinar, porque muchas veces la comenzaban a elaborar desde las 5 a.m. y eran las 11 a.m. y todavía no estaba lista para consumir.

Este hecho ha generado indignación y tristeza en los padres en general que tienen estudiando a sus hijos en los colegios públicos de Bucaramanga, quienes aseguran que es necesario continuar con las investigaciones para dar con más personas implicadas en este caso.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.