Después de permanecer 15 horas cerrada la vía Pamplona-Bucaramanga, por cinco derrumbes en el kilómetro 32 y 35, sector conocido como la Nevera, se logra habilitar el paso por un carril, dijo a RCN el coronel George Quintero comandante de la Policía de Norte de Santander. El paso restringido a un carril es intermitente, por lapsos de tiempo de aproximadamente 20 minutos en ambos sentidos, dando paso a los vehículos que  se encuentran represados en las inmediaciones. Luego de presentarse más de cinco deslizamientos de suelo y material vegetal entre el sector el Corcovado y el Picacho, las autoridades  emitieron una alerta teniendo en cuenta que las fuertes lluvias que se han registrado en el departamento, han generado afectaciones en varios tramos viales de la región. La concesión Autovía Bucaramanga, entidad encargada de la vía  a través de su representante Jimmy Rosas dijo “se habilitó un paso a un carril, pero se mantendrán  las restricciones y controles para que los vehículos se movilicen con precaución, evitando graves consecuencias. Así mismo se recomienda, no conducir en horas de la noche, en época de invierno para evitar quedar en medio de un derrumbe o deslizamiento de tierra y roca.