Luego de adelantarse una investigación preliminar la Policía estableció que está descartada la utilización de una pistola taser por parte de un hombre, en contra de un menor de edad.

El coronel Harold Hincapié, subcomandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, explicó que el menor tiene unas marcas en el cuello hacia la parte derecha y según el rastro no corresponde a la herida que pueda dejar una pistola taser.

Sin embargo, el padre del joven sostiene que sí hubo agresión con este tipo de artefacto, lo que originó la instauración de una demanda.

El oficial indico que el agresor fue detenido, luego de la denuncia respectiva, aunque un juez decidió dejarlo en libertad.