Cargando contenido

Alias El Iguano y Emiro del Carmen Ropero, alias Rubén Zamora, coinciden en que no valió la pena la violencia generada.

Rubén Zamora y El Iguano
Foto de Cortesía

En el encuentro 'Hablemos de verdad', a través del diálogo, excombatientes de las Farc, exparamilitares, víctimas de la violencia, gremios, Iglesia Católica y líderes sociales coincidieron en manifestar que es importante conocer las causas de la violencia y trazar una agenda de reconciliación en la región.

Por primera vez hablaron, frente a frente, Jorge Iván Laverde Zapata alias El Iguano, excomandante paramilitar investigado por la desaparición de cientos de personas y Emiro del Carmen Ropero, exjefe del frente 33 de las Farc, conocido como 'Rubén Zamora', señalado también de participar en distintas acciones terroristas.

Ambos reconocieron ser los responsables de distintos hechos violentos registrados entre 1999 al 2004, en Norte de Santander.

Le puede interesar: Alerta por alto grado de contaminación del río Zulia, que surte de agua a Cúcuta

Alias El Iguano pidió perdón a las víctimas, al tiempo que dijo: "reconozco que fue el error más grave cometido a lo largo de la historia del país, desde hace diez años le hemos contado al país lo que sucedió, eran órdenes que recibimos frente a la incineración de los cuerpos para no dejar ninguna prueba”.

‘El Iguano’ fue investigado porque quemó los cadáveres de sus víctimas en hornos ubicados en la zona de frontera. Según Jorge Iván Laverde, esta acción la cometían para no impactar, ante los medios de comunicación, el gran número de muertos y para evitar afectar los ascensos de los comandantes de la Policía y Ejército, en esa época.

Según organizaciones de víctimas, fueron cerca de 500 cuerpos calcinados. En Justicia y Paz han identificado a 80 personas que fueron incineradas y otras 40 que fueron arrojadas a los ríos en El Zulia y Puerto León.

Lea además: Producción petrolera en Norte de Santander completa 17 días paralizada

Igualmente, 'Rubén Zamora', excomandante de las Farc, reconoció ser partícipe de la violencia registrada en la zona del Catatumbo.

El exguerrillero señaló: “confío en encontrar la verdad de lo que pasó, son hechos desafortunados, en 1.999 cuando llegaron los grupos paramilitares, sufrimos una guerra que jamás la imaginé, el Ejército, la Policía, las AUC todos estaban alienados con la guerra, una simetría enorme”.

El comisionado de la Verdad, Saúl Franco, dijo que aún no han sanado las heridas de hechos violentos registrados hace 20 años y que la región sigue siendo el escenario de distintas acciones violentas pese a la firma de un acuerdo de paz.

“A través de la verdad se logra la curar a tantas heridas, pero a veces la gente calla, por temor, el miedo a salpicar a determinados sectores del país”, dijo Franco.

Las víctimas de estos dos grupos tuvieron la oportunidad de realizar varias preguntas. Pese a ello, sigue la incertidumbre de muchas familias que no saben porque sus seres queridos fueron asesinados y el porqué de la desaparición forzada.

Emilia Coronado, una mujer de 75 años de edad, dijo a RCN Radio que, “mi hijo está desaparecido desde año 2.000. Él trabajaba como comerciante en el corregimiento de Juan Frío, en donde los grupos paramilitares mantenían el control en la zona y nos tocaba quedarnos callados. Yo ya los perdoné, pero el dolor nunca me va a pasar.”

Expresó que 20 años después de las acciones violentas registradas en la zonas del Catatumbo, el panorama es igual por los enfrentamientos entre ELN y EPL.

Lea también:  Trabajadoras sexuales demandarán al Alcalde de Bucaramanga ante la CIDH

El exguerrillero Emiro del Carmen Ropero dijo que, “según reportes de distintas ONG, la violencia se ha incrementado en varios municipios del Catatumbo. Pese al retiro de las armas, por parte de las Farc, se han incrementado las desapariciones forzadas y los homicidios”.

Jorge Iván Laverde sostuvo por su parte, que “preocupa el alto índice de violencia del Catatumbo. Por eso quiero enviarle un mensaje a quienes son los responsables de que el derramamiento de sangre no nos lleva a ninguna solución del problema, hay que evitar cometer los errores que cometimos nosotros en el pasado”.

En medio del diálogo, Jorge Iván Laverde pidió perdón a Emiro del Carmen Ropero por el asesinato de su mamá en la zona del Catatumbo, uno de los momentos de mayor impacto durante el diálogo.

Mientras que Emiro del Carmen Ropero dijo que “es importante realizar un pacto político, en donde exista participación de la población civil y de los ex combatientes, que permita la reconstrucción del departamento y mayor presencia del Estado en materia económica y social”.

Una de la solicitudes del líder indígena Ashkaira Arabadora, representante de la comunidad barí a Carmen Ropero excomandante del frente 33 de las Farc, fue el retiro de las minas antipersona que impiden la normal movilización, con el objetivo de evitar más personas mutiladas en la zona del Catatumbo.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido