[imagewp:336535] Foto Cortesía Luego que se conociera el resultado del informe anual del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, donde la ciudad de Cúcuta entra al top 50 de las ciudades más peligrosas del mundo en el año 2016, ocupando el puesto 48. Las autoridades en Norte de Santander se muestran preocupadas por este informe y señalan múltiples fenómenos, que tendrían incidencia directa en el mismo; entre ellas, la masiva llegada de Venezolanos a la región y el alarmante aumento del microtráfico. El concejal de la ciudad Juan Carlos Capacho dijo a RCN Radio "Estos son los resultados del coletazo del narcotráfico que desde el Catatumbo se han tomado la ciudad, sumado al ingreso de población venezolana que llegan a delinquir" Veedores de derechos humanos como Wilfredo Cañizares, presidente de la Ong Progresar, dijo que las escasas políticas contra el delito y el incremento de la violencia urbana, han llevado a la ciudad a un colapso social, que prende las alarmas de sus ciudadanos. "Siempre hemos dicho que el crimen organizado se ha tomado la frontera,la presencia de grupos armados en comunas y zonas rurales han aumentado el índice de homicidios; las autoridades deben diseñar políticas y estrategias de lucha contra los problemas sociales, como el desempleo y la informalidad que son detonantes para el aumento de la violencia" expresó Cañizares. Entre tanto, El Comandante (e) de la Policía Metropolitana de Cúcuta, el Coronel Javier Barrera, señaló que se adelantan fuertes acciones contra bandas delincuenciales y de microtráfico, lo cual esperan tenga un impacto positivo en la recuperación de la seguridad de la capital del departamento. Sin embargo, los cucuteños esperan acciones contundentes de las autoridades civiles y militares en la ciudad, con el fin de contrarrestar la inseguridad que empieza a tener repercusiones económicas severas, soportadas en el desempleo y la informalidad.