Cargando contenido

Autoridades desconocen el paradero de más de 200 hombres del frente 33 de las Farc.

Zona de Reincorporación de las Farc en la vereda Caño Indio en Tibú, Norte de Santander
Elibardo León Estévez RCN Radio Cúcuta

Después de un año y siete meses de la concentración de 322 exguerrilleros de las Farc, en Caño Indio, Tibú, Norte de Santander, actualmente ese Espacio Territorial es ocupado por 60 personas. 

“De los demás exguerrilleros, según la Oficina del Alto Comisionado, se conoce que algunos regresaron a vivir con sus familias, varios se trasladaron a diversos municipios de la misma región del Catatumbo, otros se movilizaron a sus departamentos de origen como Antioquia, Putumayo y Cauca”, dijo a RCN Radio el secretario de víctimas Luis Fernando Niño.  

Sin embargo, las autoridades tienen información de que algunos desmovilizados decidieron regresar a formar parte de la disidencias de las Farc, otros al ELN o al EPL.  

Según la misma comunidad, se han observado a varios hombres con brazaletes de las Farc, que podrían ser los autores de tres incidentes registrados en los últimos meses.

“Se han presentado una serie de situaciones que apuntan a que se ha aumentado el número de exgurrilleros que militan ahora en las disidencias de las Farc y que delinquen en zona del Catatumbo", dijo el funcionario.

"Primero fue el mensaje que escribieron en la fachada de la alcaldía de El Tarra con frases alusivas a ese grupo guerrillero, posteriormente se produjo una masacre en donde varias de las víctimas son desmovilizados y por último se presentó el robo de las armas al grupo de escoltas, de integrantes del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, quienes responsabilizan de lo sucedido al grupo disidente de las Farc”, el secretario de victimas", explicó Luis Fernando Niño. 

Según las autoridades del Catatumbo, es normal que en todo proceso de paz el 10% de los desmovilizados regresen a las filas armadas, en especial cuando existe incumplimiento del Gobierno Nacional, frente al tema de la sustitución de los cultivos de coca. 

“Es una zona tentadora por el gran número de hectáreas de los cultivos ilícitos, la existencia de laboratorios para el procesamiento de cocaína, la posición geográfica muy cerca de Venezuela y la presencia de otros grupos como ELN y EPL, que buscan el dominio territorial. 

Igualmente expresó el secretario de víctimas en el Catatumbo, Luis Fernando Niño que con el nuevo gobierno, todo está congelado, en lo que tiene que ver con el diálogo social y hasta el momento no hay respuesta oportuna, al contrario es lenta ante los graves problemas que se vienen registrando en esta región.

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido