Cargando contenido

Manolo Azuero, jefe de gobernanza, asumirá el cargo como Alcalde (e) de Bucaramanga.

El mandatario municipal tildó de gordos a los bomberos de su administración

Considerando que existen pruebas de soporte y que las conductas del mandatario han sido reiteradas, la Sala Disciplinaria de la Procuraduría General de la Nación dejó en firme la suspensión por tres meses de Rodolfo Hernández, alcalde de Bucaramanga.

La decisión se adoptó después de que el mandatario golpeara al interior de su despacho al concejal Jhon Claro, en medio de una discusión. 

El documento de la Procuraduría advierte que "la medida cautelar, consistente en la suspensión provisional del cargo del señor alcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández Suárez, por el término de tres meses, sin derecho a remuneración, es acorde con lo expuesto en la parte motiva de esta providencia".

Lea además: Este año van 20 docentes amenazados de muerte en Santander

La Sala Disciplinaria recopiló otros hechos de agresión e insultos que ha protagonizado Hernández Suárez, para determinar su suspensión. 

"Pues tales evidencias reflejan que es, al parecer, un modo habitual de comportarse y claramente que la medida cautelar busca proteger a sus subalternos, a los demás servidores públicos y al público en general”, consideró la Sala Disciplinaria de la Procuraduría.

Una vez se conoció la notificación de la Procuraduría General de la Nación, el gobernador de Santander, Didier Tavera, confirmó Manolo Azuero, quien se ha desempeñado como jefe de gobernanza de la administración municipal.

Le puede interesar: Consejo de Estado ordenó cinco días de arresto a Rodolfo Hernández

Este funcionario estará a partir de la fecha como Alcalde encargado de Bucaramanga. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido