Cargando contenido

A causa de la sequía y el colapso de la represa La Batanera

72 horas semanales bajo el racionamiento de agua potable permanecen los habitantes del municipio de Vélez a raíz de la temporada seca que azota al departamento y ante el colapso de la represa La Batanera la cual jamás funcionó, pese a la millonaria inversión.

Oscar Marín, concejal de la localidad, indicó que la situación además de secar cultivos, afecta pobladores de las zonas rurales y del casco urbano, por lo que esperan que las autoridades departamentales tomen cartas en el asunto y ofrezcan soluciones reales.

“Hemos tenido que empezar con el racionamiento de agua en 72 horas semanales, porque para nadie es un secreto que Vélez es un municipio muy necesitado de agua, aquí siempre se han ofrecido soluciones pero nada que llegan, la represa La Batanera fue éxito de un día y a hoy seguimos sufriendo por el suministro de agua”, dijo.

Añadió que ante la extrema sequía se destinaron 350 millones de pesos para un proyecto que conducirá agua desde Pozo Verde en el municipio de Bolívar pero que aún no se ha ejecutado y por ende escasea el líquido.

“La idea es que se traiga agua desde Bolívar, es decir dos municipios se estarían viendo beneficiados del agua que surte Pozo Verde, que es un nacimiento de agua que puede ser bebida por los habitantes de Vélez, Guavatá y el mismo Bolívar. Esperemos que los 350 millones se destinen para este fin”.

La situación que tiene sin agua afecta a más de 15 mil habitantes del municipio de Vélez quienes han visto cómo las altas temperaturas han secado sus cultivos dejando millonarias pérdidas.

En Santander, según la Oficina de Gestión del Riesgo Departamental, hay más de cinco municipios con racionamiento de agua a raíz de la temporada seca que, según el Ideam irá hasta marzo. 
 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido