Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Largas filas en estaciones de servicio de Cúcuta y área metropolitana
Olga Lucia Cotamo RCN Radio

Norte de Santander por ser una zona de frontera siempre ha enfrentado el flagelo del contrabando, fenómeno difícil de controlar, por las trochas siempre han ingresado miles de productos de manera ilegal, y uno de los más atractivos por su bajo precio, era el de la gasolina.

Por las calles de Cúcuta se observan cientos de pimpineros vendiendo combustible de contrabando, pese a la existencia de estaciones de servicio con gasolina a precio subsidiado, la gran mayoría de bombas que enfrentan pérdidas económicas.

Le puede interesar: Decretan toque de queda en Cúcuta por movilizaciones sindicales 

Pero en los últimos cinco años, empeoró el panorama económico de Venezuela y se fue debilitando la bonanza petrolera que lo caracterizaba, se empezó a evidenciar la escasez de gasolina en las estaciones de servicio del Estado Táchira.

Ante el fenómeno mencionado, desde el año 2015 se reactivaron las ventas de gasolina de manera legal, los cucuteños empezaron a comprar a precio subsidiado.

Enrique Villadiego representante de las estaciones de servicio privadas dijo a RCN Radio que, "desde finales del 2015, se empezó a observar de manera lenta una fuga de gasolina hacía en vecino país, aunque en la actualidad es más notoria la salida de combustible".

Por su parte, María Eugenia Martínez, representante de la asociación de bombas de gasolina dijo a RCN Radio que "Uno de los factores que incide para que no alcance el cupo del combustible, es que solamente se envían por parte del Ministerio de Minas y Energía 10 millones de galones y se requieren de 14 millones de galones, reconociendo el gran número de vehículos de la región".

Lea también: Alerta por riesgo de desplazamientos masivos en la zona del Catatumbo

Ante las graves denuncias que se vienen conociendo por parte de la misma ciudadanía, se creó una mesa de anticontrabando en donde participa la Policía Fiscal Aduanera, con mayor control en las estaciones de servicio y en las distintas trochas, siendo los pasos irregulares que comunican a ambas naciones por donde movilizan la gasolina de contrabando.

Para los pimpineros que viven de la venta de combustible de contrabando reconocen que es la única alternativa para sobrevivir, dicen que no se ha cumplido con el programa de reconversión socio laboral.

Mónica García una mujer que siempre ha vivido de la venta ilegal de gasolina dijo a RCN Radio que "nosotros durante años movilizamos gasolina de Venezuela a Cúcuta y nos pagaban el doble, hoy es al contrario llevamos pimpinas desde Norte de Santander hasta San Antonio y Ureña y allá nos pagan el doble".

Lo que preocupa de la escasez de combustible a precio subsidiado es que los habitantes de la zona de frontera se verían obligados a pagar mayor precio por el galón de gasolina.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.