Cargando contenido



Una alta cifra ha tenido que cancelar el departamento de Santander por la atención a más de mil venezolanos que han necesitado del sistema de salud en Bucaramanga.

Durante 2017 al gobierno departamental le representó un costo de $1.500 millones por la atención de urgencias a ciudadanos del vecino país y según Alejandro Rivero, secretario de Salud, lo que atemoriza es que con el paso de los días las cifras continúan en aumento.

Según los cálculos que han hecho las autoridades a esta región han llegado desde Venezuela unas 15 mil personas.

Explicó que aunque solo pueden prestarles el servicio de atención de urgencias, tales costos están desbordados en el departamento.