Hace un año debía estar listo el puente La Hizgaura en la vía Curos - Málaga en Santander. Y aunque la obra es de alta ingeniería y quedará como la más alta en su categoría en el país, por encima de la Torre Colpatria en Bogotá, la comunidad siente preocupación porque se vuelvan a presentar retrasos.

Este puente atirantado eludirá la falla geológica conocida como La Hizgaura, una de las más grandes en Colombia y podrá un atractivo turístico, pese a ello hay dudas frente a las fechas establecidas para la terminación aunque se ha avanzado en un 48 por ciento, aseguró el líder cívico, Erasmo Castellanos.

Mientras tanto, para Jorge Jaimes de la veeduría de la vía Curos Málaga, los retrasos y el no haber tenido en cuenta la mano de obra de la región por parte del contratista dejan un sabor agridulce en este proyecto.

“Esperabámos que nos tuvieran en cuenta para la contratación de bienes y servicios, pero eso no se dio, la mano de obra de la región no se tuvo en cuenta, eso nos genera un sabor agridulce, sumado a la expectativa por la terminación del proyecto", agregó.

Sin embargo, el director del Fondo de Adaptación, Iván Mustafá, sostuvo que este proyecto además de eludir la falla La Hisgaura evitará accidentes como uno que ocurrió hace varios años y que dejó 20 personas muertas.

“Además acortará la distancia entre Curos y Málaga, cumpliendo con el objetivo de adaptar la vía al cambio climático, por la alta lluviosidad en la zona que la desestabilizan constantemente. Asimismo se elude una falla geológica enorme que siempre genera pérdida de la banca”, agregó.

Y aunque hay preocupación por parte de la comunidad, el director del proyecto, Nelson Cortez, indicó que los recursos del Fondo están garantizados, lo que permitirá la continuidad del puente atirantado más grande de Colombia hasta su culminación en junio de 2018.

“El puente atirantado tiene dos torres, una de 116 metros y otra de 142 metros y su longitud es de 653 metros", puntualizó.