Salud Vida, Medimás y Fundación Médico Preventiva son algunas de las EPS que adeudan $1.700 millones de pesos a la clínica de Pamplona en Norte de Santander, razón por la que los empleados quienes no reciben sus salarios puntualmente decidieron iniciar el cese de prestación de servicios. Ante el incumplimiento en el pago de sus actividades laborales, médicos, enfermeras y administrativos no han podido pagar su seguridad social y aseguran que en el centro asistencial no cuentan con los insumos y medicamentos para atender casos de emergencias. Pedro Lamboglia, gerente de la clínica de Pamplona, indicó que la situación es preocupante, debido a que no hay solución y las autoridades de la salud no se han pronunciado, por lo que se tomó la decisión de suspender servicio. "Se supone que van hacer un cronograma para pagos pero no han definido fechas, nuestra institución depende  del giro que hagan  las EPS, nos vemos en la difícil situación de analizar un cierre de la entidad , en estos momentos no podemos seguir prestando el servicio, ponemos en peligro a los pacientes por que no tenemos las herramientas para trabajar". La crítica situación que hoy genera la suspensión en algunos servicios y que afecta a 23 mil usuarios de la Clínica de Pamplona inició desde el 18 de julio del presente año cuando dichas EPS dejaron de girar el pago correspondiente a la entidad médica.