Una mujer identificada como María Elisa Ochoa, damnificada por la ola invernal  del 2012, interpuso una tutela contra el alcalde de Cúcuta Donamaris Ramírez reclamando una vivienda para su propia familia.   El tribunal superior de Cúcuta será el que confirme o no la sanción de un día de arresto y una multa de un salario mínimo mensual legal vigente al mandatario de los cucuteños, por presuntamente haber incumplido una tutela que le ordenaba solucionar el problema de una casa que resultó afectada por las fuertes lluvias registradas hace tres años.   La jueza Décima Civil Municipal de Oralidad, Angélica María Parra dijo que es necesario dar un margen de espera a la decisión que emita el Tribunal Superior, que debe resolver el incidente de desacato que interpuso el municipio contra el juez que emitió la sanción.   El alcalde se ha defendido indicando que lo sancionan por cumplir la ley, porque que los alcaldes anteriores fallaron en su acción de autoridad al permitir que muchas familias construyeran ranchos en terrenos ajenos y, lo peor, inestables y en zonas de alto riesgo, hay cerca de 3 mil 329.   De esta cifra, a 1 mil 700 familias se les gestionó vivienda nueva durante el presente gobierno. <i>“Lo que pasa es que es imposible acabar con un problema que venía de 30 años atrás”</i>, dijo Ramírez.   Ramírez señaló que por esta razón procedió a entutelar al juez que emitió la orden de arresto, <i>“porque no tuvo en cuenta las pruebas presentadas por la Alcaldía”</i>.   Si tengo que irme a dormir, uno, dos o tres días a la estación de policía me voy con el deber cumplido, porque yo no puedo permitir que la gente haga lo que se le dé la gana con la ley, sentenció Ramírez.