Las principales calles del centro de Bucaramanga se convirtieron en el escenario ideal en donde los vendedores del sector exhiben elementos como camisetas, gorras, llaveros, banderas, entre otros, alusivos al arribo del papa Francisco a territorio colombiano. Muchos de ellos aseguran que una vez supieron de la visita del papa al país, iniciaron la búsqueda de prendas y elementos conmemorativos que enriquecieran la fe de quienes decidan comprarlos y de paso, incrementen sus ingresos económicos. "Teníamos que aprovechar que esté acá en Colombia, vendo camisetas a $10 y $12 mil y la gente que es fiel al Papa las ha comprado. A los comerciantes nos va bien porque es la primera vez que después de muchos años venga un papa, entonces aprovechamos para vender nuestras gorras y productos que generan una entrada económica para nosotros".  El centro de Bucaramanga donde diariamente se alojan cientos de vendedores ambulantes es el lugar a donde feligreses y creyentes en la religión católica han arribado para comprar prendas y obsequios alusivos a la llegada del papa Francisco.