Cargando contenido

El procurador Fernando Carrillo se refirió a las acusaciones del mandatario como un "burdo ataque a las mujeres".

Comentario del alcalde
Colombianos también rechazan las declaraciones del Alcalde.
RCN Radio.

Como acto discriminatorio y humillante calificaron las ciudadanas venezolanas que residen en Bucaramanga las declaraciones de Rodolfo Hernández, alcalde de la capital santandereana, quien aseguró que las migrantes "son una fábrica de chinitos pobres".

Las acusaciones las hizo el mandatario de los bumangueses cuando se le consultó por las estrategias que está implementando la Alcaldía de Bucaramanga para la atención de migrantes en estado de embarazo. 

Puede leer: Venezolanas son "fábricas de hacer chinitos pobres", asegura alcalde de Bucaramanga

Alba Pereira, directora de la Fundación Entre Dos Tierras y vocera de la comunidad venezolana en Bucaramanga, aseguró que los comentarios del mandatario son xenófobos y no llaman al respeto. 

"Debería tener un mínimo de consideración al referirse a la población venezolana porque por eso es que se presta para los comentarios xenófobos que hemos tratado de opacar, pero si las mismas autoridades hacen este tipo de acusaciones podemos esperar cualquier cosa de los ciudadanos del común", explicó indignada la representante de los venezolanos en Bucaramanga. 

Le puede interesar: En Santander se registró nueva víctima de bala perdida

El procurador Fernando Carrillo se pronunció en su cuenta de Twitter sobre las acusaciones del mandatario de los bumangueses argumentando que "el machismo, la xenofobia y la aporofobia son malos consejeros de personajes públicos que deben dar buen ejemplo. Burdo ataque a las mujeres, a los venezolanos víctimas de una dictadura y a los niños".

La comunidad del vecino país y algunos bumangueses rechazaron las acusaciones del alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, quien en otra oportunidad ya había tildado a los venezolanos de limosneros y prostitutas.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido