Cargando contenido

Diversos sectores sociales de la ciudad han rechazado las palabras del mandatario local.

Rodolfo Hernández, alcalde de Bucaramanga
Rodolfo Hernández, alcalde de Bucaramanga
RCN Radio

Una polémica se desató en la ciudad de Bucaramanga luego de que el alcalde, Rodolfo Hernández, arremetiera contra las mujeres venezolanas, con unas declaraciones calificadas incluso como xenófobas. 

La afirmación la hizo cuando se le consultó sobre la atención a los venezolanos en la ciudad, ante lo que el mandatario reiteró que no hay dinero para brindarle una oportuna atención a estas personas.

“Ellas no costean nada, todo lo cubrimos nosotros y los partos que han tenido son como 400 al año, son una fábrica para hacer chinitos pobres", sostuvo Hernández.

Lea también: Mayoría de mujeres en condición de prostitución en Soacha son venezolanas 

Paso seguido agregó que a estas "mujeres embarazadas las atendemos, antes del parto, parto y postparto en el Instituto de salud de Bucaramanga (ISABU)".

Hace varios meses el alcalde de Bucaramaga había hecho otras declaraciones en las que señalaba que "desde Venezuela solo llegan prostitutas y ladrones", haciendo alusión a la gran cantidad de migrantes que diariamente llegan a esta región.

Esta respuesta la dio ante la solicitud que hizo el secretario del Interior de Santander, Andrés Fandiño, quien le pidió apoyo a la Administración Municipal para cubrir el 100% de las personas venezolanas que buscan atención.

Le puede interesarAlcalde de Bucaramanga será investigado por insultar a un ciudadano 

Dicha petición se hizo con base en los cerca siete mil millones de pesos que desde el Gobierno Departamental se han asignado para la atención médica y de parto a las venezolanas.

Según el jefe de despacho del Interior, las cifras indican que a Santander han llegado cerca de 24 mil migrantes, quienes han salido de su país por las difíciles condiciones sociales y económicas que están viviendo.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido