Desde la madrugada un gran número de familias venezolanas   se ubican en la zona de frontera, quienes esperan ingresar a su país. Muchos de ellos viven en Colombia y trabajan en Venezuela, otros son venezolanos que llegaron a Cúcuta con el objetivo de realizar la compra de alimentos, medicamentos y llantas, productos que requieren en su país. Ancianos, mujeres embarazadas, niños y enfermos que llegan a Colombia a recibir tratamiento, aspiran que hoy la Guardia Venezolana les permita regresar a sus ciudades de origen. Camila Rojas una joven venezolana dijo a RCN, “que tristeza, desde las 4 a.m llegué al puente internacional Simón Bolívar para viajar a Maracaibo, pero aún no se sabe,  cuándo el presidente decidirá abrir la frontera, viene a Cúcuta y perdí el tiempo, porque nadie me recibió billetes de cien  bolívares”. Pero ante los inconvenientes que enfrentan para regresar a su país, algunos venezolanos deciden utilizar las trochas en donde tienen que pagar entre 30 mil y 35 mil pesos, es decir no reciben el pago en moneda venezolana. Quienes no tienen  para realizar el pago en moneda colombiana, tienen como única opción quedarse en Villa del Rosario o en Cúcuta.