Ayer en la visita que realizó  a Cúcuta el vicepresidente  de la República Germán Vargas Lleras escuchó la inquietud de los gramaloteros quienes expresaron su preocupación por la demora en la reconstrucción de su municipio cuando han pasado 4 años y seis meses y aun no se pone la primera piedra. Ante estas constantes quejas el vicepresidente reto al fondo de Adaptación y dijo “vamos a ver quien avanza primero en las obras que se requieren urgentemente en el país”. Agrego el vicepresidente que el gobierno nacional espera que antes de finalizar el 2016 se logre la entrega del nuevo Gramalote que se  construye en el sector de Miraflores, en donde hasta la presente se està instalando el acueducto y alcantarillado, pero aún no se da inicio a la edificación de viviendas que reclaman las familias damnificadas quienes viven en albergues cercanos, pagan arriendo en Cúcuta o en otros municipios de la región.