Cargando contenido

Foto: Colprensa - Juan Pablo Gomez



El abogado Juan Felipe Amaya, quien defiende los intereses del ganadero Santiago Uribe Vélez solicitará nuevamente la libertad para su cliente. La petición tiene como base el testimonio de un exagente de la Policía que aseguró que el hermano menor del senador Álvaro Uribe no tuvo relación con el crimen del conductor Camilo Barrientos ejecutado por el grupo paramilitar conocido como “Los 12 Apóstoles” en zona rural del municipio de Yarumal (Antioquia) en 1994.

Para el jurista, el testimonio de Alexander de Jesús Amaya es clave para demostrar que Santiago Uribe está privado de su libertad por un crimen en el que, de acuerdo con la declaración, no tuvo ningún tipo de participación y responsabilidad. (Lea también: Testigo desmiente relación de Santiago Uribe con homicidio de conductor en Yarumal)

“Es un documento que demuestra la gran injusticia que se está cometiendo en contra de Santiago Uribe, quien debería estar hoy en libertad y al lado de su familia, celebrando la navidad como todos los colombianos tienen derecho”, explicó Amaya.

El abogado reveló que seguirá tratando de desvirtuar la declaración que entregó el mayor en retiro de la Policía, Juan Carlos Meneses –condenado por estos hechos- quien involucra a Santiago Uribe en este asesinato. (Lea también: Testigos que declararon contra Santiago Uribe recibieron dinero, denunció la defensa)

En una carta enviada al Fiscal General, el exagente de la Policía sostuvo que el ganadero no tuvo relación con los hechos materia de investigación. El uniformado, condenado a 16 años de prisión, sostuvo que el caso hace parte de un montaje planeado por el mayor (r) Juan Carlos Meneses por un problema personal que tuvo con Uribe Vélez.

Según Amaya, cuando Meneses fungió como comandante de la Policía de Yarumal tuvo un problema en un bar de Campamento (Antioquia) con el conductor Barrientos. Después de ese suceso, el oficial le manifiesta que prontamente le “dará un regalo”. (Lea también: Corte Suprema negó libertad a Santiago Uribe)

Después de unos días, “mi teniente Juan Carlos Meneses me lleva a la oficina de él y me muestra las fotos del señor Camilo Barrientos sin vida, y me dice. ‘Aquí está su regalo’”, se lee en la carta enviada al fiscal, con la que el expolicía se retracta de sus anteriores declaraciones.

En el documento reitera que los únicos responsables del asesinato de Barrientos son el mayor (r) Meneses y él.