El presidente Juan Manuel Santos ordenó suspender la instalación del quinto ciclo de la mesa de negociaciones con la guerrilla del ELN en Quito (Ecuador). Esto tras los recientes ataques en Barranquilla, en el que resultaron muertos policías cinco muertos y en el municipio de Santa Rosa, en el sur de Bolívar, en el que murieron dos personas.

Frente a estos hechos, el jefe de Estado señaló que su paciencia y la de todos los colombianos "tienen sus límites, por lo tanto he tomado la decisión de suspender la instalación del cinco ciclo de conversaciones que estaba prevista para los próximos días hasta que no vea coherencia por parte del ELN entre sus palabras y sus acciones".

En su concepto, el Gobierno "ha sido generoso y ha demostrado su voluntad permanente de paz, una paz que no puede ser vulnerada por la coyuntura política porque se trata de una voluntad de paz fundamentada en principios, y es mi deber como jefe de Estado y como colombiano proteger al pueblo colombiano".

(Lea también: ELN confirma autoría de atentado en Barranquilla que dejó cinco policías muertos y 41 heridos)

"Sin embargo, los hechos son tozudos y el comportamiento del ELN me obliga asumir con esta organización lo siguiente: se combate el terrorismo con toda contudencia como si no hubiese negociación de paz, y se negocia como si no hubiese terrorismo", aseguró Santos desde el municipio de La Palma (Cundinamarca).

El jefe de Estado aseguró que para adelantar las negociaciones de paz se necesita un "mínimo de coherencia", lo que no ha demostrado este grupo armado ilegal. "Le he reiterado a la Fuerza Pública que deberá seguir cumpliendo con sus deberes constitucionales con la máxima determinación, el quinto ciclo de conversaciones se instalará cuando el ELN haga compatible su conducta con la exigencia de paz del pueblo colombiano y la comunidad internacional".

(Santos anunció que 1.500 policías reforzarán la seguridad en Barranquilla tras atentado)

El pasado 10 de enero finalizó el cese el fuego bilateral firmado entre el Gobierno y el ELN. Desde ese momento se intensificaron los ataques en contra de la población civil, miembros de la Fuerza Pública e infraestructura petrolera en varias regiones del país.

(Lea también: Por atentados del ELN en el país, piden reforzar las medidas de seguridad para los policías)