El Ministerio de Defensa a través de la Armada Nacional ofreció excusas públicas al militar retirado José Mario Guilombo Acosta por el atentado del que fue víctima en el 2001 al sur de Bogotá. Para el militar se hizo justicia en su caso después de que la Armada no le brindara la protección requerida “al permitir que se nos fueran violentados nuestros derechos, y tener presión psicológica y persecución mortal en contra de mi familia”. Las amenazas surgieron tras las labores de contrainteligencia que el militar adelantaba contra uniformados de la misma institución. “se tiene claridad que fueron oficiales corruptos en contubernio con paramilitares los responsables de los hechos”, señaló. Sin embargo el acto de perdón que ordenó el Consejo de Estado deja ver qué “no son las instituciones corruptas sino los funcionarios”. En la sentencia se declara responsable al Ministerio de Defensa por “la omisión en la protección del señor José Mario Guilombo Acosta, su esposa Liliana Angarita y su hija” por lo cual se le condena a pagar por concepto de perjuicios morales y al daño a la vida, el Ministerio, 780 salarios mínimos legales mensuales vigentes, es decir más de 174 mil millones de pesos. Señala la sentencia que el militar se vio obligado a abandonar el país y resguardarse en calidad de refugiados en Toronto - Canadá, donde actualmente trabaja a favor de los Derechos Humanos.