Jaime Arias, presidente de la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (ACEMI) afirmó que los guerrilleros de las Farc que serán atendidos en el régimen subsidiado tras ingresar a los registros de la Nueva EPS, tendrán garantizada la prestación del servicio. Sin embargo advirtió que serán necesarios recursos adicionales para que la entidad de salud pueda garantizar el servicio en las zonas veredales durante los primeros seis meses. Arias afirmó que "la EPS tiene un funcionamiento en más de mil municipios de Colombia, o sea que está en condiciones de atenderlos, el punto es que mientras están en estas zonas especiales allá no tiene la EPS ni una clínica ni unos médicos y por eso los señores de las Farc se están quejando que es difícil la implementación". "Tendría que disponerse de una serie de recursos para ser ubicados en las zonas donde están los guerrilleros por lo menos en los primeros seis meses, después ya entrarían a recibir los servicios donde funcione la EPS", agregó Arias. Aunque la Nueva EPS tiene alcance en mil municipios del país, el presidente de ACEMI señaló que hay que evaluar si se tiene que disponer de un servicio de enfermería provisional en cada zona veredal, mientras los ex combatientes se reintegran por completo a la vida civil.