El coronel Juan Francisco Peláez, confirmó que el Ministerio de Defensa avaló su ascenso a general, luego de que se frenara el proceso de aprobación en el Senado de la República en 2017, debido a las investigaciones que cursaban en su contra por parte de la Procuraduría y la Fiscalía General de la Nación, por un contrato de 1200 millones de pesos para la compra de dos drones cuando ejerció su cargo como director de Tránsito de la Policía Nacional.

Según el oficial, tras ser archivada la investigación por parte del ente de control y el Ministerio Público, la Justicia Penal decidió eximirlo de un posible peculado por apropiación y celebración indebida de contratos, ya que su firma se dio como parte de sus labores en esa dirección. Dichos drones fueron comprados para identificar vehículos en fuga, infractores y hasta derrumbes o accidentes en vías Nacionales.

Nuevos cambios en la Policía Nacional


"Ya tengo el decreto presidencial y me falta pasar por la plenaria del Senado. El señor Ministro de Defensa manifestó que no había ningún inconveniente y que en marzo me iban a presentar.  La Procuraduría hizo valer mis derechos como sujeto procesal", afirmó Peláez.

La investigación del coronel y los dos drones que se compraron no fue lo único que generó polémica, según algunas versiones había una supuesta persecución por parte del saliente Inspector de la Policía, general Carlos Ramiro Mena. Ante esto el mismo Mena indicó que solo cumplió su labor de investigador sin incurrir en abusos de poder.

"He tenido conocimiento de que se han suscitado interpretaciones contrarias y  por fuera la realidad. No hay nada personal lo que había era versiones y malas interpretaciones que buscaban hacer daño al coronel Peláez y a mi en particular; me alegro que se hayan aclarado las cosas".

Los drones que hacían parte del escándalo, según Pelaez, fueron recuperados y además usados en la vigilancia que se le prestó al papa Francisco en su visita a Colombia.