Cargando contenido

Foto Campetrol



La Cámara Colombiana de Bienes y Servicios Petroleros (Campetrol), le pidió al Gobierno y al Ejército de Liberación Nacional (ELN), pactar un cese definitivo al fuego, con el fin de evitar una mayor afectación a la infraestructura petrolera del país.

El gremio además rechazó "rotundamente los tres nuevos atentados llevados a cabo por parte de la guerrilla del ELN al oleoducto Caño Limón – Coveñas en Arauca y Boyacá, así como el atentado a la infraestructura petrolera en las inmediaciones del municipio de Aguazul, Casanare".

Según Campetrol, "las acciones perpetradas por el ELN son un retroceso en la construcción de confianza durante los pasados 100 días". (Lea también: Atentados del ELN dejan en vilo negociaciones de paz con el Gobierno)

Pidió por tanto "que se reanude lo más pronto posible el diálogo. Eso es lo deseable, pero el ELN debe hacer manifestaciones inequívocas de querer avanzar en la paz. El sector de los hidrocarburos aceptó participar en las mesas de diálogo, para dar una muestra de apoyo a una solución política, sin embargo, acciones de esta naturaleza van en contraría de las aspiraciones de paz del pueblo colombiano", recalcó.

El presidente ejecutivo de Campetrol, Germán Espinosa, indicó que “estamos en un momento crucial para la industria, pues al tiempo en que debemos garantizar la seguridad energética es necesario promover el desarrollo regional sostenible. Para ello es de suma importancia que la infraestructura petrolera pueda operar a plena capacidad y haya un óptimo clima para las inversiones. Los atentados del ELN afectan al medio ambiente, así como las economías locales y regionales. Las consecuencias las pagamos todos los colombianos”.

Y es que fueron cuatro los ataques de este grupo armado ilegal para infraestructura petrolera en departamentos como Boyacá, Arauca y Casanare.